Adquisición de buenos hábitos

    

La adquisición de buenos hábitos de higiene es fundamental para evitar el contagio y ponernos enfermos. La higiene de la piel y el cabello forma parte fundamental de estos hábitos que debemos tener muy en cuenta .
La piel. Toda la superficie de nuestro cuerpo está cubierta de piel, por eso es la primera defensa del cuerpo antes de que un microorganismo ingrese en él. Por esa razón, la piel debe mantenerse limpia, sin cortes o lastimaduras, por donde entrarían los agentes patógenos.

La piel es seca debido a la queratina; es por ello  que nuestras duchas deben ser diarias.

El pelo también se ensucia por lo que debemos lavarlo también con cierta asiduidad. El cabello protege al cuero cabelludo del sol y del frío. También sirve para la amortiguación de golpes y rozaduras. Dificulta las picaduras de insectos y mejora el control de la temperatura corporal mediante disipación.

ITE