Contesto y aprendo

      
Completa

Está demostrado que el de un corredor habitual es mucho más que el de una persona sedentaria. Las paredes ganan grosor y los ventrículos su tamaño de manera que con cada latido nuestro mismo corazón puede más sangre y, en consecuencia, el pulso en reposo baja considerablemente.

Considera tu corazón como una máquina que está en constante funcionamiento toda la , sin descanso. Esa máquina puede ser la de una persona sedentaria, o la de una persona que corre. La máquina de la persona tiene que hacer mucho más esfuerzo para bombear la sangre en cada , mientras que la máquina de la persona que corre cada minuto trabaja menos para bombear la misma de sangre. Ahora imagínatelo cada hora, cada día, cada semana, cada mes, cada año… la diferencia de esfuerzo que ha hecho un sedentario al de un corredor es abismal, de ahí que correr regularmente reduzca hasta en un 20% el riesgo de ataque y que, además, prolongue nuestra vida, pues nuestra ” maquinaria” está más sana.

Foroatletismo.com